Antonio Menchaca Careaga: noble, demócrata y liberal, luchador contra la dictadura. El Juzgado de Instrucción Especial Nacional de Propaganda Ilegal. Tercera parte

-¿Cómo teniendo usted fortuna se ha metido en esto de la política que es solo para pillos y trepadores? No lo entiendo.

-Por servir a la sociedad desinteresadamente señor juez.

-Le creo, le creo-dice rascándose la cabeza-, creo en su buena fe, yo también era así de joven, aunque no lo crea era radical-socialista, pero luego vino la guerra y aquí me tiene ya encarrilado.

-¿Quiere decirme que estoy descarrilado?

– Son cosas de la juventud, se le pasaran como a mí, como a todos, pero-y vuelve a los suyo –no entiendo como teniendo fortuna se ha metido en estos berenjenales.
– El tener fortuna obliga, señor juez.

-Es usted un idealista.

-¿Lo dice como alabanza o como critica?

Transcripción del dialogo que mantuvo Antonio Menchaca Careaga con el Juez Especial Nacional de Propaganda Ilegal –Jacinto Blanco Camarero- en los calabozos del Palacio de Las Salesas,  con motivo de su primera detención en mayo de 1957, reproducida de las páginas  24 y 25 del libro autobiográfico  Las Horas decisivas: Memorias. Editado por Espasa-Crónica, Madrid 1992, con motivo de su detención al ser sorprendido “embuzonando” en la Central de Correos de Madrid manifiestos clandestinos de oposición al franquismo y posterior procesamiento en mayo de 1957.

Nació Antonio Menchaca Careaga en Bilbao el 15 de julio de  1921, falleció de un paro cardiaco en su casa de Madrid el 1 de julio del 2002, cuando tocaba el piano y convalecía de una operación de cadera.

Procedía de una familia rica y noble de armadores del Neguri bilbaíno, descendiente directo por parte materna del oficial de la Marina Juan Francisco de la Bodega y Cuadra, descubridor de la costa N.W. americana y canadiense.

María del Pilar Careaga Basavé (26.10.1908-10.06.1993), tía materna y primera mujer en España en licenciarse como ingeniera industrial en 1929 fue Alcaldesa de Bilbao desde el 7 de julio de 1969 hasta que dimitió el 7 de julio de 1975.

Desempeñó Antonio Menchaca Careaga un papel de activo protagonismo, en el resurgir de la oposición democrática liberal política y social demócrata contra el régimen de la dictadura franquista a mediados de los años  cincuenta  por sus relaciones con los principales personajes de los años cincuenta y sesenta como Tierno Galván, Dionisio Ridruejo, Raúl Morodo, Fernando Baeza, Fermín Solana,  Ignacio Sotelo y Valentín López Aparicio con  los que compartió varios meses de cárcel en la Prisión  Carabanchel en el año de 1957 y todos ellos procesados por el recién creado Juzgado Especial Nacional de Propaganda Ilegal  cuyo juicio tuvo lugar el 16 de mayo de 1961 en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Madrid, que les absolvió del delito contra la forma de gobierno del que venían acusados por el Ministerio Fiscal , por el que se le pedían nueve años de prisión y tan solo fue condenado Antonio Menchaca Careaga por el delito de propaganda ilegal.

Antecedentes

Participó en la guerra civil como voluntario, ingresando el 15 de mayo de 1937 en la Compañía de Requeté de la Primera Brigada de Navarra, estuvo en los combates por la ocupación de Bilbao y otras batallas del frente norte, hasta que el 15 de septiembre del mismo año fue reclamado por sus padres al ser menor de edad y  después el 8 de febrero de 1939 volvió a ingresar como voluntario en el Regimiento de Artillería Ligera Nº 13, quedando de guarnición en Segovia, desde donde  fue  trasladado a Toledo hasta la finalización de la contienda, licenciándose el 1º de junio de 1939.

El 1 de julio de 1940 la Diputación Provincial de Vizcaya le concedió la Medalla de la Cruzada, galardón concedido a los vizcaínos que lucharon por Dios y España.

También estuvo en la División Azul. De profesión marino militar, cursó sus estudios en las Escuelas Navales de San Fernando y Marín, llegó a tener el grado de Teniente de Navío de la escala de complemento, destinado en diversos buques de guerra de la Armada, hasta el año 1949, que se reincorporó a  la vida civil empresarial de la familia.

Estuvo en contacto con Don Juan de Borbón, habiéndole visitado en múltiples ocasiones en la localidad portuguesa de Estoril, para dar cuenta de sus actividades políticas en el interior del país. Junto a Joaquim Satrústegui, Vicente Pinies, Jaime Miralles, José Antonio Zulueta….    fueron los impulsores de Unión Española, asociación que propugnó desde su creación en 1957 que la salida de la dictadura fuera el legitimismo  monárquico representado por el padre del Príncipe Juan Carlos.

Estaba identificado  políticamente con Dionisio Ridruejo, con quién le unía una gran amistad, siendo unos de sus  más fieles colaboradores en el Partido Social de Acción Democrática.

En el año 1956 se trasladó a Francia para entrevistarse con los dirigentes republicanos exiliados Félix Gordón Ordax, Emilio Herrera y con  Ramón Iliarte Vin  de la C.N.T. para tratar de unir a todos los partidos y grupos de oposición al Régimen franquista.

Fue el autor material de un manifiesto titulado Juntas Militares de Acción Patriótica, que fue remitido a Generales, Jefes y Oficiales de los tres Ejércitos de Tierra, Mar y Aire y de un Boletín de Información Reservada, del que tan solo salieron dos números, ya que el segundo fue el que interceptó la Policía.

Los dos procesamientos y condenas de Antonio Menchaca Careaga

Procesado y condenado en dos ocasiones, la primera en mayo de  1957 por el Juzgado Especial Nacional de Propaganda Ilegal, creado irregularmente por la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo precisamente con y por motivo de su detención cuando fue sorprendido  en Madrid metiendo en los buzones de la Central Correos de Cibeles sobres con el número 2 del antes referido Boletín y la segunda , por el Juzgado de Orden Publico en febrero de 1968 con motivo de una colaboración suya  publicada en la revista Cuadernos para el Diálogo, que fue también secuestrada por la autoridad gubernativa.

Antonio Menchaca fue además  autor de varios ensayos y de   una docena de libros  publicados, entre los que destacan varias novelas  Las cenizas del esplendor, Amor siempre asediado y La crisálida, que integran una trilogía sobre Bilbao, desde 1870 la primera  guerra carlista hasta cien años después. Otras obras suyas fueron Bandera Negra (1964), Mar de Fondo (1965), Resucitar en Palermo, La Rosa de los Vientos, El Camino de Roma, Cara a España, Bilbaíno en Londres.

Colaboró igualmente en diversos diarios  como El País, Abc, El Correo, Deia, El Mundo y los desaparecidos  Bilbao, Hierro, La Gaceta del Norte.

En el año 1974 creó en Bilbao, la Fundación Antonio Menchaca de la Bodega,  en memoria de su padre cuya principal actividad y finalidad es la atención  a los más necesitados, el desarrollo de la ciencia, el arte y la cultura, y el fomento de la solidaridad entre las personas, siendo su ámbito de actuación el Territorio Histórico de Vizcaya, que fue galardonada en el 2001 con el premio “Utopía” de la Diputación Foral.

Antecedentes familiares y su intensa vida política, cultural y social.

De una de las familias “nobles” y ricas de Vizcaya, sus antepasados fueron diplomáticos, armadores y  oficiales de la Armada, fue en su juventud teniente de navío. Realizó además estudios de Humanidades en Oxford y de Derecho en Madrid. Dominaba varios idiomas y  poseía una extensa cultura.

Nació en  Güecho (Las Arenas) en 1921, estudió en los Marianistas y en los Jesuitas de Curia en Portugal y en el Instituto de segunda enseñanza de Bilbao. Al terminar el bachiller ingresó en la Escuela Naval militar de San Fernando (Cádiz) para terminar la carrera en la  de Marín (Pontevedra), que pasó a formar parte del Crucero Canarias como guardia marina. Sin abandonar la carrera militar, prosiguió los estudios licenciándose en Humanidades en la Universidad de Oxford.

Los dos procesamientos, prisión y dos condenas

Fue encarcelado en la prisión de Carabanchel en el mes de mayo del  año 1957, donde permaneció cuatro meses en prisión preventiva, junto a Tierno Galvan, Dionisio Ridruejo, Raúl Morodo y otros jóvenes líderes del Movimiento Universitario de Oposición al franquismo, detenidos tras los sucesos estudiantiles de febrero-abril de 1956.

Lo que originó un verdadero trauma familiar especialmente en la relación paterna filial, dada la campaña organizada por la prensa oficial del régimen, que publicó noticias sobre  un comunicado oficial en la que se les tachaba de “comunistas”.

En su libro de Memorias describe con minuciosidad y cierta fina  ironía su paso por la prisión de Carabanchel y previamente por los calabozos de la Dirección General de Seguridad, donde permaneció las setenta y dos horas reglamentarias, lugar que calificaba de “mundo fantasmal” y a los policías que le interrogaban “seres crepusculares que había conocido a través de algún libro de aventuras”. El comisario Yague, gordo, aparentemente bonachón, hablando de su hija y su futuro yerno en tono casi confidencial; Conesa, violento, sádico y aventado, con dolor de estomago crónico y mujer estéril; Margarida amable y quizás identificado con nuestras opiniones políticas, a través de miradas y sonrisas inconfundibles…Yague y Conesa que al principio se mostraban críticos el uno respecto al otro, amable el uno, violento el otro, acabaron por mostrar la comedia mil veces representada del <<bueno>> y el <<malo>>para arrancar así la persuasión o por la amenaza cuando el detenido se resistía a desembuchar.

La descripción y perfil que traza Menchaca  del Juez Especial Nacional de Propaganda Ilegal-Jacinto Blanco Camarero-, del que ya hemos citado en los inicios de esta entrada, la conversación mantenida entre ambos, en los calabozos de Las Salesas, previos al procesamiento y prisión, tampoco tiene desperdicio…El Juez es un hombre corpulento, rechoncho, imperturbable, que ironiza a costa del procesado como si este fuera ligeramente  obtuso, con su vozarrón de extremeño, al pan pan y al vino vino. Yo diría que es un hombre al que le gusta su oficio. En su cometido profesional no se adivina la menor concesión a las inhibiciones humanas, aunque su intimidad parezca estar a flor de piel espontáneamente. Por eso quizá no me impone en absoluto, aunque tras su bonhomía se advierte el policía, el comisario político, papel que parece no repugnarle.

También describió más  someramente al fiscal en cambio es un hombre circunspecto, lejano, frio e impersonal y terminaba esta gráfica descripción comparándolos  con los miembros de la Brigada Político Social Como la pareja de los comisarios Yagüe y Conesa, se trata de dos individuos de carácter opuesto, en marcado carácter premeditado o no, detalles estos sobre la conducta humana siempre atractivos de observar.

Fue después en la Prisión de Carabanchel donde escribió “el diario”, que sirvió luego para la redacción de Las Horas decisivas: Memorias, un  ejemplo vivo  de literatura autobiográfica testimonial de un luchador que  pese a sus orígenes de la gran burguesía del Neguri y matrimonio con Isabel de Salamanca y Caro-Vizcondesa de Bahiahonda e  hija única del Marqués de Salamanca- se enfrentó abiertamente contra las autoridades militares, políticas y judiciales del franquismo, siendo expedientado y sancionado, hubo de abandonar la Armada y represaliado,  en sendos sumarios instruidos por el Juzgado Especial Nacional de Propaganda Ilegal en mayo de 1957 y por el Juzgado de Orden Publico  en febrero de 1968, a los que luego habremos de referirnos .

Participó en la fundación del Partido de Acción Democrática de Dionisio Ridruejo (1957) y fue de los primeros iniciadores de los contactos y relaciones políticas con los exiliados republicanos.

Colaborador de Tierno Galván, pasó a formar parte a finales de 1962 del Comité Propaz de Madrid, sección española del Instituto de Investigaciones por la Paz, dirigido por el Dr. Normal Acduck, prestigioso físico nuclear, al que rodeaban un grupo de científicos e intelectuales de gran reputación.

El citado Instituto de carácter anticomunista se dedicaba a fomentar  la paz mundial estudiando los medios que la hiciesen posible. Menchaca acompañó a Tierno en algunos desplazamientos a Francia para trabar contactos  con los grupos de oposición al Régimen Español.

Fue socio cofundador junto a Joaquín Ruiz Jiménez  en 1963 y otros opositores a la dictadura y colaborador de la revista  Cuadernos para el Dialogo, Figuraba igualmente como uno de los socios fundadores de CEISA  (Centro de Enseñanza e Investigaciones), con sede en la C/ Jorge Juan 32,  abierto por el permanente “conspirador” Pepín Vidal, tras el cierre de los Cursos de Sociología de San Bernardo en el curso 1965, tras los expedientes a los cinco catedráticos que presidieron la manifestación de universitarios madrileños  de febrero de ese año y que igualmente fue cerrado por la autoridades gubernativas , según consta, en el AGA 42/08793.Exp.09.

La historia del Sumario Nº 1/1957 del Juzgado Especial Nacional de Propaganda Ilegal, que se convirtió en la Causa Nº 88 del Juzgado de Instrucción Nº 25 de Madrid

Como es ya conocido-por las anteriores entradas dedicadas al Juzgado Especial Nacional de Propaganda Ilegal- se creó  esta institución represiva , precisamente por la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo en una sesión convocada con carácter urgente el 25 de mayo de 1957, al recibir la petición escrita del Fiscal Idelfonso Alamillo, dando cuenta de habérsele dado traslado de una comunicación de la Dirección General de Seguridad, con un atestado policial, al  ocuparse manifiestos clandestinos, cuando eran  impuestos en Correos , con distintos destinatarios y acompañada de otros documentos intervenidos en el domicilio de Antonio Menchaca Careaga, que revelan actividad propagandística, con fines subversivos, al parecer en connivencia con otras personas residentes en distintas provincias y en el extranjero.

El Juzgado de Instrucción Especial Nacional de Propaganda Ilegal  se puso en funcionamiento inmediatamente, tras la designación el 25 de mayo del magistrado Jacinto Blanco Camarero, que entonces era el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 13 de los de Madrid que  consiguió instruir y tramitar el sumario Nº 1 en un tiempo record, declarándolo concluso el 9 de agosto de 1957, lo que puso en conocimiento de la presidencia del Tribunal Supremo, como se acredita por el siguiente documento:

 

Pese a “la urgencia” con la que se puso en funcionamiento dicho Juzgado Especial y la celeridad con la que se tramitó el sumario nº 1, en el que inicialmente figuraban como procesados además de Antonio Menchaca Careaga, Valentín López Aparicio- y Francisco Herrera Oria, su posterior pase a la fase oral se demoró, sin poderse acreditar hasta el momento, ya que no ha sido posible consultar directamente en el AGA el procedimiento  las razones de este retraso, que bien podrían tener un condicionamiento político, al pretender el Gobierno “incluir”  en un mismo sumario a   “nuevos opositores”, juzgados y procesados por jueces y tribunales penales de la jurisdicción ordinaria, con el doble fin de darles un escarmiento y al mismo tiempo-de cara al exterior- utilizar la represión política sin tener que recurrir a la expeditiva jurisdicción militar y de guerra , que seguía vigente para comunistas, anarquistas y maquis.

Pero si estamos en condiciones de afirmar, que dicho sumario se acumuló posteriormente, con el Nº 88 instruido por el Juzgado de Instrucción Nº 25 de Madrid, por el supuesto  delito contra la forma de gobierno,  contra Dionisio Ridruejo Jiménez, Germán Argumosa Valdés, Raúl Morodo Leoncio, Fernando Baeza Martos, Ignacio Sotelo Martínez y Enrique Tierno Galván, ya que nos consta el escrito de calificación fiscal provisional  de fecha 20 de febrero de 1958 figuraban los siete procesados a los que se les imputaba ser  …coincidentes en el propósito de derrocar el Régimen del Estado  y sustituirle por otra forma de Gobierno que tuviera carácter constitucional y basada en la existencia de diversos partidos políticos, debiendo decidirse por sufragio , si había de ser Monarquía o República, concertaron sus voluntades para el logro de aquel designio y a fin de realizarlo desarrollaron durante los años 1956 y 1957 intensa actuación consistente en….

Tras individualizar las responsabilidades el Fiscal terminaba su escrito solicitando que los hechos se calificaran como un  delito contra la forma de Gobierno del Art.º 163 del Código Penal y pidiendo penas de veinte y un año para Valentín López Aparicio- había sido de la CNT y con antecedentes condenado por Auxilio a la rebelión- al haber desempeñado el grado de comandante en el Ejercito de la República- y a los otros seis restantes las penas de  nueve años. Asimismo solicitaba la prisión provisional para todos ellos, ya que en esos momentos se encontraban en libertad.

No dejaba de ser paradójico que en dicho trámite el Mº Fiscal no  hubiese pedido pena especifica por propaganda ilegal para Antonio Menchaca, pese a que clarísimamente lo hiciese en el relato individualizado de los hechos:  Atribuyéndose la representación de los intelectuales, asistió en Paris a aquella reunión de agosto de 1956 en que se convino el acuerdo con los  frente-populistas emigrados como Delegado del interior; en sus respectivos viajes a Paris encarga y trae a España, y aquí reparte profusamente por correo, impresos de texto diverso que, simulando estar inspirado por elementos militares, tratan de desprestigiar a los Altos  Destinatarios del Estado, mantiene contactos y conversaciones y apremia a Dionisio Ridruejo para la pronta información del Partido Social de Acción Democrática y se encarga de la sección de propaganda del mismo.

La celebración del juicio oral se demoró tres años  hasta marzo de 1961, que tuvo lugar en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Madrid, integrada por su Presidente José Espinosa Herrera, y los Magistrados Adolfo Suarez Monteola y Gaspar Fernández Lamana, quién actuó de Ponente y dictaron Sentencia el 16 de marzo de dicho año.

La Sala no acogió las tesis acusatorias del fiscal en cuanto al delito que se le imputaba a todos ellos de oposición a la forma de Gobierno, porque entendió tras realizar un pormenorizado relato de hechos probados  de las actividades conspiratorias realizadas, …que los procesados se reunían en alguna ocasión en la cafetería Plaza de esta capital, donde cambiaban impresiones de tipo político y en las que cada uno manteniendo  su punto de vista e ideología política exteriorizaban sus anhelos sobre el porvenir político de España , pero sin llegar a acuerdos que cristalizaran  en inmediatas iniciativas para conseguir que fuera una  realidad lo que ellos querían en  aquel orden…considerando que estos actos no podían ser tipificados en la figura del delito por el que se les acusaba, ya que no habían conseguido el desarrollo material y el propósito criminoso de conseguir el cambio de régimen…de ahí que los meros actos preparatorios que no tiendan directamente a la consecución  próxima de aquellos fines no pueden encuadrar en el marco del delito contra la forma de Gobierno…

Lo que con llevaba a la absolución de  siete procesados Francisco Herrera Oria, Dionisio Ridruejo Jiménez, Enrique Tierno Galván, Raúl Morodo Leoncio, Fermín Solana Prellezo, Germán Argumosa Valdés y Fernando Baeza Martos.

Por el contrario y pese a que el Ministerio Fiscal no realizase modificación alguna en el acto del juicio oral en sus conclusiones definitivas, respecto  al presunto delito de propaganda ilegal cometido por Antonio Menchaca tal y como se recoge en la sentencia,  se declaraba probado que dicho procesado divulgó prospectos  y publicaciones de marcada tendencia contra el Régimen Nacional y con expresos ataques a sus Instituciones y Jerarquías, lo que constituía un elemento esencial y característico el propósito deliberado de utilizar cualquier medio para difundir doctrinas o principios de la causa política que profesa, siempre y cuando sea contraria a las Leyes Fundamentales del Estado o a  sus Instituciones y se persiga con la pretensión de extenderla, en perjuicio del crédito de la Nación, comunicando noticias o rumores falsos o tendenciosos …por lo que se le consideraba autor por su participación directa, material y voluntaria y se le condenaba a un años de prisión menor y multa de veinte y cinco mil pesetas.

Dicha Sentencia fue recurrida ante la Sala Segunda del  Tribunal Supremo, que desestimó el Recurso de Casación formalizado por el catedrático de derecho procesal Jaime Guasp, defensor de Antonio Menchaca Careaga, mediante Sentencia de 26 de marzo de 1963 en la que habría de resaltarse la argumentación de la Sala para rechazar uno de los motivos articulado,  al no haberse aplicado  la atenuante séptima del Art.º 9 del Código Penal, …en quien fuera de la nación se reúnen con representantes de partidos políticos declarados fuera de la ley para una organización  en la que ni ellos mismos estaban inicialmente de acuerdo y esta circunstancia exige, para su aplicación, una reacción defensiva contra ofensas a la moral, al prójimo o a la Patria y no puede admitirse que una persona que obra por sí, al no estar conforme  con la organización política administrativa de la nación y mandar una propaganda ilegal, actué bajo móviles morales, altruistas y patrióticos, puesto estos no pueden admitirse  por una conducta y opinión individual.

Oficio de 28 de abril de 1964  solicitando testimonio del depósito de una fianza de 100.000 pts. para asegurar responsabilidades civiles  dirigido por el Juzgado de Instrucción Nº 25  al Juzgado Especial de Propaganda Ilegal- (Juzgado de Instrucción Nº 13-de de Madrid)

 

Fotografía de Antonio Menchaca.

Contraportada de Las Horas decisivas: Memorias (1992)

El segundo procesamiento por el Juzgado de Orden Público y la posterior condena del TOP, ratificada por el Tribunal Supremo

Con fecha 15 de octubre de 1968 el Tribunal de Orden Publico dictaba la sentencia nº 160 de dicho año, por la que se condenaba Antonio Menchaca Careaga, por un delito de Publicación de Informaciones (articulo 165.Bis del Código Penal), concurriendo la agravante de reincidencia, a seis meses de arresto mayor y multa de veinte y cinco mil pesetas.

Los hechos que sirvieron de base a dicha condena fueron que en el numero 53  correspondiente al mes de febrero de 1968 de la revista Cuadernos para el Dialogo aparecía un artículo titulado Teoría de la Oposición  escrito por Antonio Menchaca, cuyo texto se transcribe literalmente en la antes citada sentencia del TOP.

La autoridad administrativa ordenó el secuestro el 1 de marzo de 1968 de de todos los ejemplares, llevándose a cabo en el propio taller de encuadernación donde se había editado, Viuda de Guijarro, sito en la calle Bailén 39. El Juez de Orden Publico Jaime Mariscal de Gante ratificó tal medida y ordenó la intervención de los originales del artículo, autorizando posteriormente la publicación del referido  número de la Revista, previa sustitución de las páginas en las que se insertaba el secuestrado articulo.

El razonamiento que llevó a la Sala del TOP- siendo ponente de la misma el magistrado  Francisco Mateu Canoves- para la condena era que… el procesado había  infringido las limitaciones legales establecidas a la libertad de expresión y el derecho a la difusión de información, teniendo lugar la aludida información mediante la publicación de informaciones…acerca de la oposición a la estructura estatal vigente  en España preconizando la urgencia de robustecer la unidad dentro de las fuerzas componentes de aquella, tanto del interior como del exilio, entre las que se cuentan las asociaciones  declaradas fuera de la legalidad patria …y la necesidad de salir a conquistar el país a fin de provocar la caída  del Poder constituido, informaciones que hay que reputar contrarias a la seguridad del Estado y del mantenimiento de Orden Publico interior, porque se planea una lucha al margen de los cauces autorizados, lo que forzosamente pone en peligro el soporte básico de la actividad política…

Recurrida que fue dicha sentencia en Casación ante el Tribunal Supremo, con la dirección letrada del profesor Joaquín Ruiz Jiménez, se dictó sentencia por la Sala Segunda el 4 de octubre de 1969 siendo ponente de la misma, el magistrado José Espinosa Herrera, desestimando los motivos del recurso., destacándose entre otros argumentos, la refutación de algunas expresiones del articulo secuestrado, sobre la existencia de una mayoría de la población contra las actuales estructuras estatales supone informar, por cuanto que se afirma y asevera la existencia de una realidad objetiva supuesta por el procesado recurrente y tan subjetivamente grata para él mismo como hostil para las instituciones legales.

Expediente Nº 14/68 de depuración militar de Antonio Menchaca.

Instruido por un Juez Instructor Militar Especial designado por  el Ministerio de Marina, iniciado el 22 de mayo de 1968 y  tramitado en base a la Ley 64/1964, de 11 de junio, por la que se dictan normas sobre la separación del servicio de los Jefes, Oficiales, y Suboficiales de la Escala de Complemento de los tres Ejércitos

que terminó con Resolución del Consejo Supremo de Justicia Militar de 10 de mayo de 1969 en la que se decía: Procede separar del Ejercito al Teniente de Navío de la Escala de Complemento  Antonio Menchaca Careaga, por estar comprendido en el Art.º 1, punto seis (mala conducta moral, político o social)  de la Ley de 11 de junio de 1964, por estimar notoriamente inconveniente su continuación en el servicio por su mala conducta política, perdiendo su condición de oficial y quedando en la situación militar que corresponda a su reemplazo .

Dicho expediente se inició a propuesta del Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada  Alfonso Butorone (División de Estrategia. Sección de Inteligencia, Nº 24.Alborotos en la Universidad) en base a unos recortes de los periódicos   Arriba y Nuevo Diario y a  una información verbal de la Dirección General de la Guardia Civil en la que se indicaba, que entre los oradores que intervinieron en un acto celebrado en la facultad de Ciencias Políticas y Económicas se encontraban –Alfonso Sastre, Alfonso Groso, Blas de Otero, Antonio Menchaca e Isaac Montero-que incitaron a los estudiantes de la Universidad de Madrid en los  disturbios y alborotos  promovidos el 21 de mayo de 1968 .

Entre los antecedentes recogidos en el expediente de expulsión del ejército figuran además de las dos procesamientos y condenas de los años 1961 y 1968 , una sanción que le fue impuesta  por la Jurisdicción Militar Naval del Ferrol del Caudillo en un expediente gubernativo Nº 371/51 por entender que  actuación política era  improcedente e indiscreta, por la que fue amonestado.

A modo de conclusiones provisionales.

Una de las  expresas finalidades de justiciaydictadura.com es la ir incorporando perfiles de  personajes que jugaron un papel importante en la reconstrucción de la oposición política a la dictadura franquista, que además sufrieron y padecieron directamente de medidas represivas y sancionadoras por parte del régimen, por supuesto con independencia de las motivaciones ideológicas, creencias religiosas o posicionamientos políticos que tuviesen en aquellos momentos.

Ya que la lucha por el restablecimiento de la democracia y de los derechos y libertades fue de carácter masivo, coral y participaron en la misma cientos de miles de españoles, muchos de ellos desgraciadamente en la galería de los  olvidados.

 

Creo que Antonio Menchaca Careaga reúne con creces todos los requisitos  para ingresar en esta galería en permanente construcción, su hija y nieta deben de estar muy orgullosas y satisfechas de tener ese padre y ese  abuelo. Para el resto de ciudadanos conocer y saber que durante los cuarenta años que duró la dictadura, aunque pueda parecer asombroso, hubo multitud de personas que lucharon de diversos modos para que  España  se incorporase definitivamente a Europa y al mundo civilizado.

Compárteme en redes sociales

Deja un comentario

Volver arriba